Tras el trabajo de campo, nos tomamos unos pocos días de vacaciones y viajamos hacia el sur siguiendo la "Route Nationale 7", desde la capital Antananarivo hasta Toliara en la costa del canal de Mozambique. Nos desplazamon en "taxi-brousses", pequeñas furgonetas, lentas, erráticas e impredictibles, llenas de gente hasta niveles difíciles de creer, pero que son parte integral de la vida de Madagascar. Durante nuestro viaje intentamos asomarnos a los diferentes ecosistemas de la isla, visitando algunas de las zonas claves de biodiversidad y conservación, acabando con un poco de relax en la playa.




Establecido en 1991 para proteger el recientemente descubierto lemur dorado del bambú, el parque nacional de Ranomafana pronto se convirtió en uno de los referentes de la biodiversidad de Madagascar, siendo un buen ejemplo de selva lluviosa de montaña, con escarpadas laderas y muchos lemures!

El río Namorona corta el parque nacional
Selva de altura desde "Bellevue"
Helechos arborescentes cerca del campamento en el bosque primario
Desayuno con aves
De retorno al valle

(Varecia variegata) comiendo en los árboles sobre nuestra tienda


Ambalavao es una de las más vistosas de las ciudades del altiplano malgache, dentro del territorio de la tribu Betsileo. Visitamos la cercana reserva de Anja, una iniciativa de la comunidad local donde los lemures de cola anillada están habituados a los visitantes.

Casas Betsileo en Ambalavao
Los hombres llevan tradicionalmente mantas para cubrirse: el altiplano puede llegar a ser muy frío
La reserva de Anja, cerca de Ambalavao
Los lemures de cola anillada son excelentes escaladores y acróbatas!
Disfrutando del sol
Los lemures de cola anillada son fáciles de ver en Anja


Profundos cañones serpentean por el parque nacional de Isalo, rodeados de un fantástico paisaje de erosionadas formaciones de arenisca. La sorpresa espera al visitante en el fondo de las gargantas: un oasis de vegetación alrededor de piscinas naturales, una refrescante experiencia tras horas de caminata bajo el sol a través del árido paisaje repleto de plantas endémicas.

El macizo de arenisca de Isalo con sus profundas gargantas
Subiendo al macizo
Paisaje desde arriba
Pie de elefante (Pachypodium sp)
Piscinas naturales en mitad del árido paisaje
Luz del atardecer, volviendo al pueblo de Ranohira


A unos 700 kilómetros y 19 horas de taxi-brousse de Antananarivo, alcanzamos finalmente el mar! Pasamos un par de días de relax en el pueblecito de Ifaty, con su idílica playa. El pueblo está rodeado de "bosque espinoso", un tipo de vegetación nativa de la árida costa suroeste de Madagascar, con espectaculares baobabs y plantas espinosas muy especiales.

Los taxi-brousses son el medio habitual de transporte...
...pero cuando la ruta está llena de arena, los camion-brousses toman su lugar
Baobab (Adansonia sp) con frutos, en Ifaty
Vegetación típica del bosque seco espinoso (Ifaty)
El pequeño paraíso de Ifaty
Mangily, un pueblo pesquero cercano a Ifaty


Nuestro vuelo de vuelta a Reino Unido hacía escala en Isla Mauricio, así que aprovechamos para hacer una paradita. Sólo cuatro días y toda una isla por explorar! La combinación ganadora fue finalmente una mezcla de relajante mar y extenuantes caminatas por el parque nacional de las gargantas del Río Negro, una de las pocas zonas de bosque nativo que quedan en la isla. Allí buscamos a la "paloma rosa" y la cotorra de Mauricio, nombres míticos... bueno, al menos para los que trabajamos en conservación! :-)

Amanece sobre el paseo marítimo de Mahébourg
La isla es conocida por sus aguas tropicales...
Fruta en vinagreta en un puesto callejero
Templo hindú
Parque nacional de las gargantas del Río Negro
Desde una de las crestas que rodean las gargantas